lunes, 25 de enero de 2016

Baberos

La vida es sabia. Y el tiempo acaba por demostrarte, si es que aún tenias dudas, que no hay dos personas iguales... Y eso es lo que nos ha pasado a nosotros. Si creíamos que la experiencia en la crianza de Irene nos iba a servir con Erik, nos hemos equivocado de cabo a rabo. Son diametralmente opuestos. En todo. Y cada uno escribe su carácter día a día. ¿Que porqué os cuento esto? Porque esta entrada nunca la hubiera hecho con Irene. Nunca tuvo babas. Pero el peque parece que se va deshidratar por pérdida de líquidos.
¿Exagerada? Quizás.
Pues bien, cuando salimos siempre llevamos un par de baberos para que no moje su ropa y por defecto le llegue la humedad al pecho; Y a ser posible que no le lleguen a los pies o sean "feos". Quiero probar a hacer bandanas, (que las hay, y muy bonitas en el mercado) pero mientras tanto he pintado unos pequeños baberos.
He contado con la inestimable ayuda de Irene.
Le encanta preguntar: Mamá, ¿Te puedo ayudar? ¿Puedo? ¿Puedo?
Este es el resultado. Son muy sencillos; hechos con plantillas de estarcido y pintura de tela.






4 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Pues si q utilizas baberos para Erik jajaja.....Se quedan monisimos pintados. Besitos

      Eliminar

Tu opinión es muy importante, siempre y cuando sea constructiva me encantará conocerla...